martes, noviembre 26, 2002

Tiendo a mostrar las partes más furibundas de mi temperamento cuando me enojo. Ojalá recordemos siempre que la vida se pasa muy rápido y que hay algo que hay que considerar en los momentos difíciles: Mostrar lo mejor de nosotros mismos. Es así que cuando nos dé ira u otro sentimiento ante lo que consideremos un atropello a nuestros principios, entonces es cuando tiene más valor una sonrisa, un perdón o un 'te quiero'.