domingo, septiembre 12, 2004

Función en el Cielo

Me hizo pasar a una sala muy clara y descorrió una cortina que tenía una gran nube pintada en ella. Apareció una pantalla bastante grande.


- Debe observar la película...hasta el final.
- ¿Dan cabritas de maíz? - Nos reímos ambos.


Comenzó girar la cinta. En la pantalla empezó la historia de un niño. A medida que pasaba el tiempo encontraba el argumento bastante tonto. El protagonista no había sido bien seleccionado parece, no tenía el ángel para actuar.


- Se ve que no tienen presupuesto para algo mejor - observé, pero no hubo respuesta. Se me quitó lo chistoso.


A medida que pasaba el tiempo el niño se convirtió en joven. Ya me mataba el aburrimiento (si se puede decir de esa forma). El joven cometía torpeza tras torpeza. Me llegaba a tapar la cara de vergüenza a veces con lo que le pasaba al protagonista. ¿Cómo se le ocurría hacer lo contrario de lo que le recomendaban?


- Tenía a esa muchacha tan buena, y la dejo ir - murmuré mientras veía como se alejaba ella en el horizonte - Hay que ser muy estúpido.


Pasó el tiempo y la película se me hizo insoportable. El protagonista no podía ser más desagradable. De una cosa que hacía bien le salían diez mal.



Cuando murió me llamó la atención su última expresión. Me hizo recordar algo familiar.



Se cerró el telón.



Se me heló la sangre.



- Su vida - Me dijo desde atrás.



"Trágame, Tierra", pensé mientras me hundía en la butaca.



- Ahora le invito a pasar a la segunda parte de La Prueba.



Me levanté y miré para todos lados. Quizás todavía me estaban filmando

No hay comentarios: